“Aníbal Troilo, Pichuco”


Quien pudiera vivir bajo tus leyes
cubierto por un manto de talento.
Quien pudiera beber el sentimiento
que nutría la caja de tu fueye.

Entornabas tus ojos hacia adentro
y desde tu profundo porteñismo,
nimbado de ternura y de lirismo,
paseabas tu genio por el centro.

En la tira de cuero que ceñía
tu zurda prodigiosa que escondía
los duendes del amor, gordo fraterno,

cabía toda Corrientes y la reja
-la de Gallo y Soler- Zita y tu vieja…
Que te vas a morir, si sos eterno!!!

Anuncios

20 comentarios to ““Aníbal Troilo, Pichuco””

  1. GRACIELA Says:

    Guau!!!!!!
    Y en soneto!!!!!!
    Las palabras están de sobra, todo está en tu pluma (o birome).
    Un recuerdo para EL GORDO en este día y para vos amigo, increíble
    tu verso y tu rima!

  2. Su de CAballito Says:

    Qué hermoso Mario!!-Gracias por compartirlo-

  3. MARYCUSA Says:

    Anibal Troilo, me atrevo a decir que fue un grande entre los grandes; a pesar de mi corta edad aprendi por mi papá y mi abuelo a sentir el sentimiento de todos los grandes y eso no es nada que cure el tiempo siempre se añora escuchar algo de ellos aunque la música de hoy sea todo un éxito, lo que son nuestras raices no quiebra el viento ….

  4. Roberto A. Schena Says:

    Estimado Mario Gracias por este soneto a Pichuco, Gracias por seguir honrando nuestras tradiciones.
    Ayer por la noche en la Sanata del Abasto donde actuo los terceros Miercoles de cada mes hicimos un sentido homenaje a Troilo recordando aspectos de su vida e interpretando sus mejores temas. Un abrazo Roberto de Palermo

  5. Esteban "Chiche" Isaac Soirefman Says:

    Estimado Mario:
    Aunque yo no sea tanguero, Don Anibal, lo digo, es ídolo como tu dices, y debo/emos reconocer y agradecer tu homenaje.
    Un abrazo a todos, y felicitaciones a quienes orgullosamente se detendrán unos minutos a recordarlo y escuchar algunas de su obras, y rinda un merecido homenaje a esta tan querida figura del Tango.

    ¡Che bandoneón!
    (Homero Manzi – Aníbal Troilo)

    El duende de tu son, che bandoneón,
    se apiada del dolor de los demás
    y al estrujar tu fuelle dormilón
    se arrima al corazón que sufre más.

  6. No recordaba el día de su alejamiento físico pero su música la escucho tantas veces como puedo, QUEJAS DE BANDONEÓN….. seguirá siendo una de las mejores interpretaciones, donde el maestro deja latir su inspiracion en el fueye.
    Bailar sus románticos tangos ha sido un gran placer que vive en mí.

  7. Carlos Fradkin Says:

    Con este hermoso soneto, Mario nos saca de
    la rutina de un jueves, y nos interna en esa
    “noche interminable que se lo ha llevado en
    andas a Pichuco”, y desde allí, quizás un lugar
    de ensueño reservado a los grandes, nos siguen
    llegando, para nuestro deleite, como un regalo inédito,
    los acordes tangueros de su fueye, mientras un reo
    meditabundo, caminando por las calles de un barrio
    que ya no está, va silbando una canción…

  8. Beto Brodsky Says:

    Parodiando tu apología del gordo inmortal
    que “fabricó con su bandoneon”
    Esos tangos que me hicieron bien
    y….por eso… tanto los quiero !!!!

  9. Como olvidar a un gran maestro como Aníbal Troilo que nos deleitara
    con sus tangos y sus gestos.
    Maravilloso también tu soneto. Felicitaciones para vos.

    Susana

  10. Marga Mangione Says:

    Yo también digo lo mismo que Graciela: Guauuuuuu En soneto! Maravilloso querido Mario!
    Ahora, si me permites, quiero dejar acá mi homenaje de hace varios años:

    El gordo bonachón
    (a Aníbal “Pichuco” Troilo)

    Mención en el Certamen del Centro de Tango Zona Norte
    Premio entregado el 17/12/2006

    Un negro bandoneón de teclas nacaradas,
    se estremece en las manos de un gordo bonachón.
    Con los ojos cerrados, y la boca apretada,
    magistralmente toca sin ver el pentagrama,
    los tangos que la vida grabó en su corazón.

    Una a una las notas se esparcen por el aire,
    desparramando magia con gracia y con donaire,
    el fuelle se abre y cierra, susurrando dulzón.
    Y las quejas resuenan llenando de ternura,
    a la paica y al guapo, que pierde su bravura,
    porque el compás del tango lo embarga de emoción.

    Un duende solitario se le coló en el alma
    a ese gordo que toca, con su infinita calma,
    llevándote a la gloria en cada ejecución.
    Pero un día el destino fatal e inexorable,
    quiso llevarse al cielo a un ser inigualable,
    que en medio de los ángeles, diera una gran función.
    Ahora allá, entre las nubes, con dos enormes alas,
    y su bandoneón negro de teclas nacaradas,
    da conciertos de tangos, el gordo bonachón,

    Marga Mangione

    Un abrazo y perdón por el atrevimiento…

  11. Grande Pichuco y maravilloso, don Anibal TROILO!!!

    Muy bien descrito en las payas.

    FELICITACIONES!!

  12. Nilda Magnaghi Says:

    Simplemente excelente MArio.
    Gracias. Un abrazo,
    Nilda.

  13. Muy bien Mario ! Este es para la antología ! Y veo que dejaste por un rato las décimas y abordás el soneto, y nada menos que en memoria del gordo de Soler y Gallo.
    Ex-ce-len-te !!
    Un abrazo

    Donato

  14. victorio guaita Says:

    Maravilloso soneto, con magnificos comentarios y colaboraciones.
    Será un tesoro para coleccionar. En algun lugar el “gordo” sonreirá complacido.

  15. zully nejamkin. Says:

    Muy bueno Mario muchas gracias,,,,,

  16. jose Ramon Miranda Says:

    Que tremendo exitaso ha tenido este soneto querido Mario.
    Bellisimo soneto, muy sentido asi que yo solo quiero decirte muchas gracias por este hermoso recuerdo al Gordo Pichuco.
    Un abrazo grande.
    Jose Ramon Miranda
    bisabuelo entrerriano del Villaguay (como Beto Brodsky)
    PD Muy lindo el homenaje de Marga Mangione. Mis felicitaciones a ella de paso)

  17. Jorge de Rosario Says:

    Sencillamente Mario ………….muchas gracias. Sos un capo y me enorgullece ser tu amigo o, como vos decís, tu hermano…….

  18. claudia Says:

    Hermoso!!!!! te felicito!!!!!

  19. Santiago Says:

    Se me piantó un lagrimón, genial!!

  20. Reciba un fraternal abrazo de agradecimiento por haberme emocionado y llenado de felicidad al recordar a ese gordo sabio y bueno, lleno de talento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: