“Al Urólogo, con cariño”

Tener pinchado un pulmón
o algún órgano vital,
un problema catarral,
cálculos en un riñón,
un virus, una infección,
acaso algún tema hepático,
molestias del nervio ciático,
todo es tratable, no obstante
el tema más acuciante
es el problema prostático.

Interminable es la lista
de la grey facultativa
pero, a la hora decisiva,
te agarra el especialista.
Hay cirujanos, dietistas,
homeópatas, traumatólogos,
de clínicos y cardiólogos
un plantel muy distinguido
pero, hermano, el más temido
sin vueltas, es el urólogo.

Él, haciendo su trabajo,
no da lugar a protesta
y allí, apenitas te acuesta,
se manda por un atajo.
A este rey del golpe bajo,
enfático explorador
que la va de redentor,
nada lo arredra o perturba,
en tanto en la última curva
optimiza su labor.

Te va llevando a su juego
y, mientras te vas al mazo,
donde acaba el espinazo
ya te introdujo dos dedos.
Está en su esencia, en su credo,
él disfruta su rutina,
te la da con vaselina
y a vos, mi querido frate,
no te queda otra, aguantate
como turco en la neblina.

Corrés un riesgo latente
porque mientras te revisa,
sin pausa, pero sin prisa,
te condiciona la mente.
Es un peligro emergente
que allí, sumando y restando,
te puede dejar pagando
si en aquella introducción,
descubrís tu vocación
y pasás al otro bando.

Te pide flujometría,
y el antígeno prostático
-sin vueltas, es sistemático,
con él sí que no hay tutía-
amén de una ecografía
que orienta el manipuleo.
A pesar del bastardeo
te tenés que quedar piola
y andá que te cure Lola,
él, practica el verdugueo.

En medio de tu calvario,
el método de la ciencia
es para vos experiencia,
y para él, rutinario.
Estudios complementarios
te ordenará, sin reveses,
y andá elevando tus preces
pues, sonriendo y comedido,
te dirá a renglón seguido:
véame en un par de meses.

6 comentarios to ““Al Urólogo, con cariño””

  1. Ana Selci Says:

    ¡Sólo a vos Mario, se te pudo ocurrir hacer versos a una experiencia así, que grande poder ver el humor en todo, es el verdadero secreto del buen vivir, gracias querido amigo!

  2. MAURICIO DZIENCIARSKY Says:

    Ya lo pase varias veces. Pero me sigue gustando mi señora.
    Como siempre un gusto. Besos para vos y Cata. Nos Vemos.
    Besos Mauricio

  3. Luisito Says:

    Aguante Mario!

  4. María Rosa Says:

    Caramba, creo que faltaría agregarle la parte que nos toca a las mujeres con el ginecólogo….y a cierta edad nadie se salva de la incontinencia. Ay, mi Dios.

  5. Carlos Fradkin Says:

    Mario nos introduce / en la tierna urología / un terreno conocido por varones y mujeres / pero llegando al terreno / propiamente masculino / el tacto referenciado / está muy bien narrado / y a veces en carne propia / hay experiencias reales / pero esperemos que pronto / y ahora hablando en serio / haya avances de la ciencia / para remediar los males / y en prevención que te curen sin que el urólogo tenga / esas oportunidades / de invadir intimidades / mas no dejemos a un lado / que habrá más de algún paciente / que espontáneo se presenta / simulando incontinencia u otras molestias del rubro / esperando ese momento / de sublime exploración…

  6. Norma Musso Says:

    Chapeau, Mario! Digno seguidor de Don Francisco de Quevedo y Villegas, y al mismo tiempo profundamente argentino. Irònico y elegante a la vez. Gracias, cada vez que te leo es un momento de solaz..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s